Skip to content

Los hogares son las centrales eléctricas del futuro

Muchos argumentan que nuestros hogares son las plantas de energía del mañana, ¿será eso cierto? ¿Podrán nuestros hogares ser centros de independencia y distribución de energía en el futuro? Considerando las nuevas tecnologías y las mejoras desde el punto de vista de la eficiencia de los sistemas ya conocidos, probablemente sí. A lo largo de los años, cada vez más hogares han optado por instalar paneles solares en sus techos , también gracias al precio cada vez más bajo de la energía solar. 

Esta opción ha hecho que muchas familias sean independientes desde el punto de vista energético y ha permitido reducir los costes de la factura de la luz. inyectando a la red toda la energía que excede sus necesidades, y ha garantizado a las familias un resguardo de cualquier aumento en el costo de las materias primas. 

De esta forma, todos ganan pero sobre todo el medio ambiente porque con este " status " de independencia y distribución energética se reducen drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

 

Independencia y distribución de energía, un sueño hecho realidad

Todo parece funcionar a la perfección, los problemas relacionados con la acumulación de energía parecen cada vez más pequeños y la eficiencia de las nuevas baterías de litio, necesarias para crear un aporte de energía para aprovechar por la noche o en los días poco soleados, mejora cada vez más y más. Además, los paneles solares son solo una de las tecnologías que pueden convertir nuestros hogares en verdaderas plantas de energía . En definitiva, todo parece ir bien, nuestros hogares podrían garantizar la independencia y la distribución energética

 

¿Pueden las casas convertirse en pequeñas centrales eléctricas?

 

Para hablar de independencia y distribución energética es necesario tener en cuenta otro aspecto que no se debe subestimar: el calor. Además de la electricidad, las casas necesitan calor, energía térmica para calentar las habitaciones, agua y alimentos . Actualmente los hogares son capaces de producir solo una parte de la energía necesaria, electricidad, para completar la independencia también necesitamos producir energía térmica. La solución podría provenir de la microcogeneración (Micro-CHP), la tecnología capaz de generar electricidad y calor a pequeña escala, transformando hogares en centrales eléctricas en miniatura.
Las calderas tradicionales queman gas a unos 2000 grados para generar el calor necesario para calentar las habitaciones y el agua (alrededor de 50-60 °); la diferencia de calor se pierde literalmente, no se usa. A gran escala, las centrales eléctricas son una gran fuente de residuos, ya que el calor residual no se puede transportar a donde se necesita y no se utiliza. En Micro-CHP, por otro lado, esta enorme diferencia de temperatura se utiliza para producir electricidad., garantizando una eficiencia en torno al 90% a todo el sistema (frente al 35% de las centrales). Hasta hace algún tiempo, la micro-cogeneración utilizaba motores de combustión interna, motores Sterling, eficientes solo en el caso de grandes plantas, por lo tanto aptos para estructuras como centros comerciales o grandes complejos de edificios. En la actualidad, las tecnologías de microcogeneración hacen uso de pilas de combustible y convertidores termoiónicos, herramientas que permiten alcanzar una alta eficiencia incluso en sistemas de pequeña escala como los hogares. Entre otras cosas, estas tecnologías no tienen partes móviles y garantizan un mantenimiento reducido.
En definitiva, la microgeneración puede ser la pieza que falta para transformar cada casa en una pequeña central eléctrica capaz de producir energía y calor; sólo así podremos hablar realmente de independencia y distribución energética a gran escala.